28.11.09

LA GRAN IMAGEN


"Dirigimos a él la mirada pero no lo vemos.

Lo escuchamos atentamente pero no lo oímos.

Tratamos de cogerlo pero no lo sentimos.

Su aspecto superior no es luminoso.

Su aspecto inferior no es obscuro.

No sabríamos como nombrarlo.

Forma sin forma.

Imagen sin objeto.

Es el obscuro caos.

Si le enfrentásemos no veríamos su rostro.

Y si le siguiéremos no veríamos su espalda.

Forma sin forma.

Imagen sin objeto.

Es el obscuro caos.

Si le enfrentásemos no veríamos su rostro.

Y si le siguiéremos no veríamos su espalda."


Lao Tze.

Tao Te King


¿Qué podía echar en mi mochila? Calzones, un par de poleras, algo para el frío, un pantalón, más el que llevo puesto y la weá indigna se llenó altiro, con cuea entró el cepillo de dientes en un rincón, seguro se me rompe, pensé. Estaba helado y los pies me dolieron al dar contra el cemento. Ahora a caminar.


¿Qué es esto? ¿Escolar? Son las dos de la mañana, no podis pagar escolar a esta hora. Pero señor, por favor, si no me lleva me quedo en la calle. No tengo más plata. De verdad. Ya sube cabrita, pero ultima ves, ¿donde te dejo? Donde sea, yo le aviso, decía mirando por la ventana las cortinas metálicas cerradas como cansadas pestañas en los locales comerciales.


La mala cuea que la micro pasaba por otro recorrido. Uno que no conozco. Me bajé donde vi algo conocido y no se donde mierda estoy. Ojala no se me acerque niun flaite.


Agarraba su mochila lo mas fuerte posible y caminaba dando los trancos más grandes que sus cortas piernas podían dar. La pelea había sido fuerte esta vez. Ella no había tenido nada que ver, pero no quiso seguir soportando ese lugar tan lleno de gritos, de llantos. La almohada se había empapado en su refugiar lastimero. Allá fuera todo es gratis, pensó y tomó sin darse cuenta su remendado bolso de colegio para empezar a echar ropa. Ahora lloraba por que no sabía donde estaba ni tenia como regresar a su casa. No quiero volver allá, ya me fui, que se pudran, que se vayan a la mierda. Fuck off! con su modelo de familia putrefacta, yo no quiero eso para mi, prefiero estar acá.



¿Quien será? Cállense mierda que parece que buscan. Por la ventana alguien tiraba piedras. Bajen la música y dejen de cagarse de la risa. Por la chucha, ya les dije. Ho! Pequeña, eres tú, ¿que haces aquí a esta hora? Quiero que me cuides, no tengo donde ir, mis papás se pelearon de nuevo, estoy chata de tanta basura. Bien, espera que te abro la puerta, no metay ruido.


La habitación era estrechísima, tenia una cama, un TV lleno de polvo, parecía que nunca lo hubiesen usado. Un baño pequeño también pero bastante útil, por todos lados había gente bebiendo, atracando o fumando yerba, algunos cigarrillos pisoteados en el piso y otros devorando el cobertor que ya parecía una malla de hoyos carbonizados. Pasa, pero no se donde acomodarte, ayúdame a tirar al baño a estos que se murieron. Ya está ¿que te pasó? Nada, solo quería estar fuera un rato, y no sabia donde ir. Oka, aquí vas a estar bien. ¿Te gusta la música?


Break on trough to the other side(8)


Break on trough to the other side(8)


Break on trough to the other side yeah(8)



¿Cómo se llaman tus amigos?


El que está atracando con las dos tipas es el Varón John, ellas son Violeta y Roció, él es el Yerba, el que esta recogiendo las colillas es Pablo, el de allá es Rodrigo, a Arturo lo acabamos de dejar en el baño junto a Allan, yo soy nadie y tu eres tranquilidad ¿ok? ¿quieres algo? Listo, aquí tienes, disfrútalo, relájate. Estás en tu casa.


En nuestra casa.


De un momento a otro comenzaron las figuras, los espirales en las paredes, nunca se de donde vienen, me había pasado un par de veces antes y no kacho porque aparecerán, quizás algo se ha manifestado, habrá que averiguar que es ¿no crees chiquita?.


Por un momento pensé que estabas solo, pero me alegra llegar a una fiesta, me hace bien. Esto no es una fiesta, estamos recorriéndonos, cada uno a su manera, yo lo hago mirándote, tu lo has hecho llegando. Pero mira que espiral mas hermoso es el que has hecho aparecer ¿no te parece? Quizás ahora debieras tomar una decisión, cada espiral es como una estrella fugaz, solo tienes un segundo para decidir antes de que tu espiral cambie de dirección y la pregunta cambie. Que nadie sepa lo que decides, si atañe a alguien solo hazlo saber con un acto, genera el ambientes, no con la vulgar verbosidad que la cultura nos ha impuesto. Mira, concéntrate, deja que el espiral se desenrolle y entre en tu mente, cuando no sepas quién está dentro de quién puedes decidir lo que quieras. Ese es tu mundo, tu Gran Imagen, nada estará entre tú y ella. Ahora ¿oyes el silencio? Es el Ruido Blanco, la Luz del Oído, lo alcanzaste solo con quererlo, aquí nadie lo ha podido ver nunca, lo se por tu mirada, yo tenia la misma impresión, el mismo temor a enloquecer cuando lo vi por primera ves, debe ser por que el resto solo se conforma al ver el espiral ese moverse, como si solo se formara en las paredes para hacer payasadas, no saben que es mucho mas funcional que eso. Entra.


Esa ves solo sentía la paz dentro de mi, no podía creer lo triste que estaba cuando tomé la micro y lo atemorizada que me encontraba a pensar que no encontraría a nadie, pero aquí estoy, mirando La Gran Imagen, y es hermosa, decirle hermosa es limitar su grandeza, es eterna, un dibujo sin bordes, un cuadrado sin limites. ¿Sabré con esto la decisión a tomar? Espero que si. Me pierdo en ella, me pierdo y quiero estar perdida para siempre, a lo lejos sigo oyendo las voces, las risotadas y chocar de botellas, pero aquí dentro nadie me perturba, solo mi voluntad me ha hecho presente y me siento orgullosa. De a poco los sonidos cesan y la calma es total, los oídos se regocijan de no oír nada, de no ensuciarse. Me quedaré aquí para siempre. Estaré aquí desde siempre... siempre.



Los rayos del amanecer rompieron por la ventana cuando las aves comenzaban su griterío habitual, no hacia frío, estaba en un saco de dormir que alguien me prestó la noche anterior, todos dormían. La pieza estaba sumida en un mar de bruma, quise moverme para ir al baño, me dolía un poco la cabeza, quería algo para tomar. Una mano se estira con una botella de coca-cola a medio beber. Tómatela toda, el resto vomitaría de solo olerla. Lo miré y estaba dentro de una nube olorosa sentado junto a mi, tenia un pito en la mano y fumaba como si no lo hubiera hecho durante meses después de toda una vida elevándose. Los rayos cortaban su silueta contra el humo picante y su paz, mezcla de sueño y ensueño me tranquilizaron otra ves. Bebí la mitad de la coca-cola, di tres caladas de lo que él fumaba y volví a dormir queriendo soñar y regresar para siempre junto a La Gran Imagen.






4 comentarios:

  1. Wa, Mano, esta weá es buenísima. A cagars.
    Es como un detalle que ejerce múltiples funciones. El resto es super tú.

    ResponderEliminar
  2. Ese detalle me da risa, es como encontrarse en un carrete con los Doors un poco màs allà.

    Es el carrete que X habrìa tenido. O su delirio. Elige.

    ResponderEliminar
  3. kn los doors
    wena

    = pensaba en ellos esa vez

    ResponderEliminar
  4. Yo pienso en ellos y no escribo, babeo.

    ResponderEliminar